Hidratando tu mente

Monday 13 September 2021 | Lourdes Toussaint



Esperar a que nuestro cuerpo nos de una señal de sed, es esperar a estar deshidratados. Cuando ya tenemos estos síntomas nuestro cuerpo ya comenzó a reducir nuestro rendimiento en las tareas que requieren cierta concentración, memoria, atención y actividades psicomotoras.

Por Laura López Portillo

Frecuentemente relacionamos nuestro consumo de agua con piel seca o simplemente sed. E incluso sólo tomamos agua o líquidos porque escuchamos que es parte de una dieta balanceada y saludable. Pero se debe mencionar la relación directa que puede tener un bajo consumo de agua sobre la cognición en nuestro día a día.

Cuidar de los niveles de hidratación a lo largo del día nos ayuda a mantener nuestro nivel cognitivo e incluso mejorar el humor, especialmente en mujeres. Cuando el cuerpo pierde 2% del total de la masa corporal de agua o más, entra en un estado de deshidratación dificultando la concentración en nuestras tareas e incrementando la posibilidad de presentar dolores de cabeza, niveles de fatiga y ansiedad mayores y disminuye nuestro estado de alerta.

Esperar a que nuestro cuerpo nos de una señal de sed, es esperar a estar deshidratados. Cuando ya tenemos estos síntomas nuestro cuerpo ya comenzó a reducir nuestro rendimiento en las tareas que requieren cierta concentración, memoria, atención y actividades psicomotoras. Por otra parte, es mucho más importante considerar nuestro nivel de hidratación según nuestro clima y actividad física.

¿Cómo hidratarnos correctamente?

  • Consumir aproximadamente 6 vasos de agua o un litro y medio de agua natural.
  • Trata de relacionar tu consumo de agua con alguna rutina diaria para no olvidarlo.
  • Mantén cerca de ti algún termo de agua para poder recordar.
  • Al consumir café o té complementa con un vaso de agua por cada taza.
  • Recuerda que consumir bebidas con azúcar no hidrata a tu cuerpo.

¿Cómo valorar mi estado de hidratación?

  • Observa la consistencia de tus evacuaciones, en caso de ser muy rígidas y con grietas puede ser una señal de falta de agua. También si te cuesta mucho trabajo ir al baño.
  • Conoce el color de tu orina, al inicio del día siempre la orina es mucho más concentrada. Pero a lo largo del día la concentración disminuye siempre y cuando nuestro consumo de agua sea adecuado.
  • Valora qué tan frecuente presentas dolores de cabeza a lo largo del día y reflexiona si existe alguna relación con tu consumo de agua natural bajo o un exceso de bebidas azucaradas.
  • La falta de agua también puede alterar nuestro estado de ánimo e incluso aumentar nuestra irritabilidad.
  • Nuestro órgano más grande, la piel, nos refleja de manera muy fácil qué tan hidratados estamos. Observa tu piel, uñas, cabello y resequedad en ojos.
  • Cuando el cuerpo no recibe suficiente agua nuestra concentración disminuye y los niveles de dispersión pueden aumentarse, complicando más nuestra habilidad de concentración.
  • Uno de los principales síntomas de deshidratación es cansancio y en caso de realizar ejercicio presentar calambres.
  • El agua también nos ayuda primordialmente a regular nuestra temperatura corporal. Por lo que a falta de agua podríamos presentar cambios en nuestro termostato.

Bibliografía

  • Sfera A, Cummings M, Osorio C: Dehydration and cognition in geriatrics: a hydromolecular Hypothesis. Front Mol Biosci 2016;3:18.
  • Karger S, Basel A: Effects of dehydration on brain function: A life-span perspective. Annal of nutrition and metabolism 2017;70:30-36.
  • Benton D, Young H: Do small differences un hydration status affect mood and mental performance? Nutr Rev. 2015; 73: 83-96.
  • Masento N, Golightly M, Field D: Effects of hydration status on cognitive performance and mood. British Journal of Nutrition; 2014: 111: 1841-1852.
  • Adan A. Cognitive performance and dehydration. J Am Coll Nutr. 2012 Apr;31(2):71-8. doi: 10.1080/07315724.2012.10720011. PMID: 22855911.

Compartir