Hazte consciente de tus logros y abrázalos

03 DE DICIEMBRE 2020 | Mercedes Rodríguez



Sin duda, este año ha sido especial para todos. Tuvimos que adaptarnos a una nueva realidad, cambiante día a día. Estoy segura de que cada uno lo pudo vivir y asimilar a su manera, con sus propios recursos; pero todos con el mismo objetivo: mantenerse bien y a salvo.

Para cerrar este año histórico, hoy los invito a reconocer sus logros, conscientes de las posibles cargas laborales, extensas jornadas y olvido del autocuidado. Es probable que nos topemos con sorpresas, al darnos cuenta de todo lo que logramos alrededor nuestro. Regalémonos estos minutos de autorreflexión y estrechemos este 2020 con otros brazos, pues definitivamente saldremos más fuertes y valorando la salud como parte esencial de la vida.

¿Cuáles de estos logros compartes conmigo?
  • Adapté mi trabajo a distancia, volviendo mi casa una oficina cómoda y amigable para todos lo que estamos aquí (hubo días en los que nos rotamos espacios, pero no nos detuvimos).
  • Me convertí en empresaria, mamá, hija y profesora de 24 horas, aportando además a las labores de casa.
  • Reinventé todo mi trabajo. Fue como volver a empezar; pero salieron muchas cosas padrísimas que llevaba tiempo posponiendo.
  • Me atreví a decir no y fui selectiva con las responsabilidades que tomaba.
  • Rompí con mi estructura mental. Este proceso de adaptación me tomó tiempo y fue lo que más me costó; sin embargo, logré encontrar un balance para poder pasarla bien.
  • Reconocí mis días buenos y los no tan buenos, sin tener que hacer algo al respecto.
  • Retomé la cocina y la pintura, hobbies que tenía en el olvido.
  • Valoré lo afortunada que soy, pues cuento con casa, comida, empleo y una familia que me acompaña.

No bajes la guardia. Sigue creciendo, sigue cuidándote; pero sobre todo no dejes de reconocerte. Abraza tus logros, agradeciendo lo que sí hay; aceptando tus emociones; hablándote bonito; sonriendo más; poniendo límites, cuidándote físicamente y tratándote con paciencia.

Te invito a que no dejes de dar pequeños pasos, haciendo lo mejor que puedas, a pesar de que el mundo parezca estar de cabeza.